¿Sientes cansancio y fatiga durante el día? Todos tenemos temporadas en las que nos sentimos más cansados y con los niveles de energía más bajos. Semanas que se nos hacen cuesta arriba y días que parece que no tienen fin. Etapas en las que el café o las bebidas con cafeína se convierten en nuestro mejor aliado.

No hay que alarmarse si se trata de algo puntual, ya que existen momentos en los que tenemos que cuidar más nuestros hábitos para así mimar a nuestro cuerpo y que funcione con total normalidad. Hoy vamos a hablar de cómo obtener más energía en nuestro día a día.

 

4 Formas para tener más energía durante todo el día

Es cierto que existen múltiples factores que influyen en el estado energético de tu día a día, no obstante, nosotros queremos darte unos consejos que te ayudarán de forma natural a sentirte mejor en solamente cuatro pasos.

Descansa las horas necesarias: 

Tener un buen descanso es uno de los motivos principales para sentirse con energía durante todo el día, ya que es el momento en el que nuestro cuerpo se relaja física y mentalmente. De la misma forma que dormir poco ya habrás escuchado muchas veces que es malo, dormir en exceso tampoco es favorable. Para una persona adulta se recomienda dormir una media de 7 u 8 horas diarias. 

Otra opción, y si tu horario te lo permite, es echarse una siesta, pero recuerda, que no sea más de 20 o 30 minutos, sino, probablemente el efecto que consigas será el contrario: sentirte más cansado. De todas maneras, hay que tener en cuenta lo que advierte la Escuela de Medicina de Harvard: “Si estás teniendo problemas para conciliar el sueño de noche, tienes que saber qué tomar siestas puede empeorar el insomnio”. Con lo que si este es tu caso… mejor evitarlas.

Cuida tu alimentación.

El cuerpo necesita calorías y energía para ponerse en movimiento y aguantar la actividad diaria. Tener una dieta variada en carbohidratos, proteínas, fibra, fruta, verduras… es fundamental. Por lo contrario, una alimentación incorrecta y poco saludable también puede llegar a convertirse en una fuente de cansancio. Evita los alimentos procesados, los dulces, los fritos, el gas y el alcohol, pues sólo te llevarán a sentir más cansancio y fatiga.

Realiza ejercicio físico.

¿Nunca te ha ocurrido que no te apetece hacer deporte pero cuándo te pones y lo haces terminas con una sensación de bienestar? Esto se debe a que, entre otras cosas, el ejercicio mejora la fuerza y la resistencia del cuerpo. 

Empieza haciendo siempre un ejercicio moderado, y a medida que te sientas más fuerte, puedes ir aumentando la intensidad y/o el tiempo de ejercicio que dedicas a la semana.

Existen muchos deportistas que lo que hacen es combinar el ejercicio físico con la toma de Coenzima Q10. Esto es debido a que la Coenzima Q10 participa en la producción de energía y por ello mejora el rendimiento físico. De hecho, diversas experiencias clínicas han demostrado la utilidad de la complementación con Coenzima Q10 en los estados de fatiga y para aumentar la resistencia física.

Hidrátate.

La ausencia de agua, la deshidratación, puede producir en nuestro organismo debilidad. El agua es fundamental para mantener la salud de nuestro cuerpo, y aunque una deshidratación leve representa el 1% o 2% de la pérdida del agua corporal total, puede disminuir tus reservas de energía y hacerte sentir muy cansado. 

Bebe mucha agua y evita la cafeína, tal y como advierte el NHS, el Colegio Real de Psiquiatras, se recomienda que cualquier persona que se sienta cansada elimine la cafeína de su dieta. 

¿Qué minerales te ayudan a tener más energía?

También existen algunos minerales y vitaminas que pueden ayudarte a conseguir más energía para desarrollar tu día a día. Algunos de ellos son: el Hierro, el Magnesio, la Coenzima Q10, el Zinc, el Ginseng y las vitaminas del grupo B como la vitamina B12.